¿Cómo se recicla el plástico?

Apostar por el reciclaje es la manera de conseguir un mundo más limpio y, cuando hablamos de plásticos, es la única manera de no avasallar la naturaleza con materiales que no se degradan con el tiempo. Veamos entonces qué podemos hacer con nuestros residuos plásticos en casa y contestamos a la pregunta ¿Cómo se recicla el plástico?

Los plásticos están muy presentes en nuestra sociedad. Antes todo el mundo consumía bolsas de plástico, pero hoy en día parece que comienzan a tener un hueco importante las bolsas de otro tipo de materiales como la tela o el papel.

plasticos

En otros aspectos, el plástico no tiene ningún competidor ya que ofrece una resistencia que otro tipo de materiales no puede ofrecer. De ahí que muchos alimentos vayan envasados en plástico, no solo para mayor conservación sino también para que podamos llevarlos allí donde queramos, pero ¿qué hacemos con el envase de plástico una vez hemos consumido el alimento?. Lo cierto es que el reciclaje supone la mejor solución, pero tienes que saber que existen plásticos que no se pueden reciclar porque produciría un coste imposible.

Para que un plástico pueda reciclarse tiene que a ver previamente una clasificación en función del tipo de resina que se ha utilizado, se eliminan las etiquetas de papel o cualquier otro contenido que pueda afectar a su reciclaje y, después, se funde para conseguir que éste pueda dividirse en otras partes que puedan ser reutilizables para otros productos.


Por otra parte, y a groso modo, los plásticos que se reciclan se pueden diferenciar entre termoplásticos (que son los más fáciles de reciclar a través de la fundición previamente señalada) o los termoestables (más difíciles de fundir ya que es necesaria la destrucción previa de su estructura molecular).

¿CUÁLES SON LOS MÁS RECICLABLES?

De todas las versiones de este material, el PET se puede reciclar fácilmente, utilizando dos métodos: uno mecánico, que sin embargo no permite la reutilización de grado alimenticio, y otro químico, que devuelve el material a su estado original y, en consecuencia favorece la creación de nuevos productos plásticos y su uso. El último método también se puede usar con los plásticos de PVC , sin embargo, implica mayores costos y vale la pena solo en presencia de cantidades considerables de este material. Finalmente, el PE también se puede reciclar fácilmente.

CUÁNTO PLÁSTICO SE PUEDE RECICLAR

Cuanto plastico se puede reciclar

Todos los productos de PET, PVC y PE se pueden destinar a la eliminación y el reciclaje, a los que luego se pueden agregar varios recipientes para líquidos, detergentes, champús y geles de ducha, envases y bandejas de alimentos, bolsas de plástico utilizadas en el supermercado. pero ya no son reutilizables, películas de calidad alimentaria, frascos para belleza o cremas corporales, macetas y frascos para plantas o flores.

Para optimizar y facilitar el reciclaje y la reutilización de todos estos productos de desecho, puede realizar pequeñas operaciones que requieren solo un poco de tiempo y paciencia. En primer lugar, retira los diversos tapones de su embalaje. Posteriormente, limpia o lave este último, para no dejar rastros o residuos del contenido. Además, es mejor eliminar también las etiquetas de papel, si están presentes. Finalmente, para reducir el espacio ocupado, los contenedores se pueden aplanar o prensar.

¿CÓMO RECICLAR EL PLÁSTICO EN CASA?

Todo este proceso de reciclaje no sería posible si los ciudadanos no colaboraran como lo hacen. Y es que, aunque parezca un engorro, si sabes cómo reciclar el plástico en casa, es un trámite muy sencillo. De hecho, te vamos a contar cómo reciclar el plástico en casa, desde que que se genera el plástico, hasta que acaba llegando al contenedor amarillo. 

El primer paso, por supuesto, es colocar un cubo de basura específico al que echar los residuos plásticos. Si cabe, lo mejor es ponerlo junto a la basura y que ambos estén a mano, para poder separar mientras limpiamos.

Ahora, si quieres hacer un trabajo mayor de reciclado, tienes la opción de comprar una trituradora de plástico para casa. Se trata de una máquina que reduce el plástico a la mínima expresión para que lo puedas almacenar sin problemas. En este caso también debe acabar en el contenedor amarillo. La tercera vía es la de no comprar plásticos. Adquiramos materiales biodegradables, en la medida de lo posible, y evitemos así contaminar desde la base. Ahora, es imposible retirar el 100% de plásticos del día a día familiar. Más que nada, porque muchos productos de uso diario tienen plásticos en sus envoltorios.